Catalán - Castellano
cuéntanos
93 119 03 33
PxC Youtube PxC Twitter PxC Facebook
síguenos

Noticias en Cataluña

Vic, 12/11/21013; Manifiesto en defensa de las instituciones democráticas catalanas

Vic, 12/11/21013; Manifiesto en defensa de las instituciones democráticas catalanas

12/11/2013

COMUNICADO DE PRENSA DE PLATAFORMA PER CATALUNYA (PxC)

El estamento político corrupto se retrata hasta la indignidad en el caso Raval y la administración fomenta un corporativismo mafioso.

Vic | redacción.- Ningún partido con un poco de cordura puede pronunciarse por anticipado sobre una materia que corresponde a los magistrados. Esto significa que, hasta la sentencia o resolución judicial adecuada, prevalece la presunción de inocencia y el honor de las personas afectadas; todo lo que vaya más allá habrá medirlo con cuentagotas. En el caso del Raval las imágenes grabadas hacen llorar de rabia y vergüenza, pero a pesar de esta evidencia no entraremos a criminalizar la actuación concreta de los agentes por los motivos mencionados.

Dicho esto, conviene también añadir que los partidos, en democracia, tenemos el derecho y también el deber de valorar la gestión de las administraciones públicas. No hacerlo, y más en circunstancias graves como la referenciada, equivaldría a un acto de cobardía y traición al pueblo que representamos. Plataforma por Cataluña promueve una policía y unos funcionarios de prisiones que respeten las normas y los derechos humanos. Pero queremos que los agentes de la ley trabajen así no con pesar y bajo una especie de forzada obligación, sino reivindicando este principio ético y deontológico como legítima fuente de orgullo identitario en el marco de la cultura profesional y administrativa democrática reivindicada por los ciudadanos desde la transición. Sin embargo, los políticos "catalanistas" hace décadas que fomentan todo lo contrario. Y este es un escándalo que ya no podemos seguir encubriendo con nuestro silencio. El falso catalanismo imperante no quiere una administración democrática, sino una administración oligárquica al servicio de intereses privados e incapaces, por tanto, de fomentar de verdad el cumplimiento de la legalidad.

Es por este grave motivo que Plataforma per Catalunya ha decidido emitir el presente Manifiesto contra la nefasta gestión del Departamento de Interior y del Gobierno de la Generalitat.

Manifestamos que los políticos corruptos han provocado un descrédito creciente de la institución policial, los Mossos d’Esquadra, y de las Instituciones Penitenciarias autonómicas (cabe recordar aquí el reciente juicio por los vergonzosos acontecimientos de Quatre Camins o el indulto en Madrid de tres mossos condenados por torturas).

La policía y la institución penitenciaria catalanas debían superar el estereotipo de unos aparatos represivos vinculados a épocas anteriores, pero hogaño este objetivo parece mucho más lejano que el día en que fueron transferidas las correspondientes competencias. Lo han hecho muy mal, nuestros políticos, pero de propina reclaman la independencia como recompensa por su ineptitud y total deshonestidad. Cárceles y policía bajo el régimen autonómico son sólo una anticipación abrumadora de lo que sucederá en un "Estado propio" totalmente controlado por las 200 familias oligárquicas catalanas. Policía y prisiones representan, en definitiva, la más poderosa pieza de convicción y evidencia preventiva contra el proyecto soberanista y la independencia de Cataluña, al menos en las circunstancias actuales. ERC se hace también responsable de todo si no rompe inmediatamente su pacto de gobierno con CiU. Esquerra ya no será de izquierdas, sino cómplice de la mafia local institucionalizada. Quizá es lo que quiere. Tal vez sea ésta su secreta aspiración.

Manifestamos que la culpa de todo ello no es de los policías (o los funcionarios de prisiones) individualmente considerado, la inmensa mayoría de los cuales cargan con sus deberes en unas condiciones muchas veces penosas provocadas por los mismos políticos (por ejemplo la política de inmigración habida hasta ahora, que afecta gravemente barrios como el Raval de Barcelona). Los responsables del desastre son,  subrayémoslo una vez más, sólo los políticos oligárquicos, los cuales, a fin de disponer de un instrumento dócil que encubra sus abundantes casos de corrupción, han introducido en los Mossos, como también lo han hecho en el Departamento de Justicia y los Servicios Penitenciarios de la Generalitat, el virus maligno y letal del corporativismo sindical y de la cultura profesional corporativista. Esta no es, como podría parecer en un principio, un efecto tardío del franquismo, sino el resultado de una política consciente, planificada, calculada con reprobable perversidad, que frecuentemente instrumentaliza elementos residuales del régimen anterior, pero únicamente como marionetas y cabezas de turco. De manera que los casos aislados, puntuales, inevitables (y hasta cierto punto normales en todo el mundo), de funcionarios que incumplen la ley, se han convertido en una metástasis cancerígena que amenaza los cimientos de las instituciones de orden público. La impunidad de atrocidades concretas ha sido interpretada por los malhechores como una convalidación tácita y una patente de corso por parte del poder político, de tal suerte que estas actuaciones irregulares han ido creciendo hasta colocar a la mayoría del personal, que es indudablemente cumplidor, en una posición de indefensión y de miedo que le obliga a retroceder ante la presión ambiental pseudo profesional de un falso "compañerismo" corporativista. Es a partir de esta decisión política mafiosa, adoptada a la sombra del pujolismo más nauseabundo, que se va desarrollando el drama de la policía y los servicios penitenciarios catalanes hasta llegar a las proporciones grotescas que todo el mundo ya conoce ahora por la prensa y los tribunales.

Plataforma per Catalunya dispone de información de primera mano que explica el funcionamiento del corporativismo dentro de las instituciones autonómicas y también el triste destino de funcionarios honestos que se han atrevido de resistir las presiones de los sindicalistas, altos cargos y políticos corruptos responsables de fomentar esta auténtica lacra. En su momento haremos público un material que acredita nuestras afirmaciones, aunque en muchos casos las evidencias son bastante conocidas (otra cosa es que las terminales mediáticas locales hayan hecho todo lo posible para minimizarlas y ignorarlas). El pueblo catalán podrá algún día conocer hechos que ahora son ocultados y silenciados por la prensa subvencionada, el PP y Ciutadans, pero también por la CUP y por supuestos periodistas independientes free lance. La ciudadanía quedará literalmente estremecida cuando sepa lo que ha llegado a pasar dentro de los despachos oficiales de los mafiosos con corbata ("catalanistas") durante la interminable etapa de gobiernos criminales que comienza con el triunfo electoral de Jordi Pujol Soley y que actualmente, en casos como el del Raval, llega a sus últimas y desastrosas consecuencias.

PxC

Vic, 12 de noviembre de 2013

 

Enviar noticia por correo





  • Facebook
  • Google Plus
  • Twitter
  • Tuenti
  • Email
Compartir esta noticia
Darme de alta Darme de baja

Blogs

PxC a Youtube