Catalán - Castellano
cuéntanos
93 119 03 33
PxC Youtube PxC Twitter PxC Facebook
síguenos

Observatorio del Islam

lavanguardia.com, 09/10/2017; Yihadistas que nadie encuentra

lavanguardia.com, 09/10/2017; Yihadistas que nadie encuentra

09/10/2017

Ni las órdenes internacionales de arresto, ni las recompensas multimillonarias, ni la voluntad de acabar con el terrorismo han conducido a la justicia a los grandes líderes de la guerra global

http://www.lavanguardia.com/internacional/20171009/431912876579/yihadistas-mas-buscados-ley-no-encuentra-contraterrorismo-europeo.html

EDUARDO MARTÍN DE POZUELO | BARCELONA El repaso a las listas a internacionales de terroristas permite una constatación: la ley no alcanza a los terroristas más buscados. Ni las órdenes internacionales de arresto, ni las recompensas multimillonarias, ni la voluntad de acabar con el terrorismo han conducido a la puesta a disposición judicial de los grandes líderes de la guerra global. La misma circunstancia se repite con autores de un buen número de señalados atentados de los últimos tiempos.

Si bien es cierto, según comentan a La Vanguardia responsables del contraterrorismo europeo, que centenares de militantes del terrorismo yihadista han sido detenidos y puestos a disposición judicial, sus principales líderes logran habitualmente sustraerse de las órdenes internacionales de búsqueda y captura. Muchos de estos líderes, añaden, han muerto en enfrentamientos armados o en operaciones militares específicas en su contra, pero no han terminado ante un tribunal. El caso de Osama Bin Laden es un buen ejemplo de esa circunstancia.

Las recompensas millonarias por la captura de los jefes del terrorismo islámico no sirven de nada

Tomando como referencia las órdenes de busca y captura emitidas por Estados Unidos, país especialmente ocupado en la persecución de yihadistas fuera de sus fronteras, encontramos un listado de recompensas millonarias que afectan a los líderes del yihadismo y a medio centenar de supuestos autores de grandes atentados sin resolver judicialmente. El resultado es una escala económica del grado de responsabilidad criminal que Estados Unidos otorga a cada uno de los terroristas que no encuentra. Hay dos ofertas de 25 millones de dólares cada una, cuatro de diez millones, una de siete, otra de seis y 45 de cinco millones de dólares. Hay más, pero ya de cantidades menores.

Los dos terroristas más buscados del mundo son Abu Bakr al Bagdadí y Ayman al Zawahiri. Sobre ambos pesa una recompensa de 25 millones de dólares para quien ofrezca noticia que conduzca a su detención, que podría extenderse a quien brinde pruebas que sirvan para su condena en un Tribunal. Abu Bakr al Bagdadí, el califa del Estado Islámico (EI), ha visto incrementado su precio en relación a la percepción de la amenaza que representa; de tal suerte que, mientras en el 2011 se ofrecían 10 millones de dólares por su captura, hoy son 25 los millones. Esa cantidad es la misma ofertada por Ayman al Zawahiri, el actual ideólogo de Al Qaeda y fundador de la yihad islámica egipcia. De este médico egipcio, amigo y compañero de Bin Laden, se sabe muy poco. Sólo que tiene 66 años de edad y que se halla en paradero desconocido pero, por no saber se desconoce hasta su estatura.

Un personaje que no alcanza estas cotas de recompensa –se quedó en 5 millones de dólares– aunque la inteligencia europea lo considere una pieza clave del desarrollo del terrorismo global moderno y tal vez sea el jefe militar del Estado Islámico, es Mustafá Setmarian, también conocido por Abu Musab al Suri. Setmarian, sirio, nacido en 1958, obtuvo la nacionalidad española hacia los años 80 merced a un matrimonio de conveniencia. Autor de varios libros sobre la yihad, ha sido reclamado por varios juzgados españoles tanto por su presunta autoría del atentado contra El Descanso (Madrid) en 1985, como por su vinculación al grupo desarticulado en la Operación Dátil en noviembre del 2001, cuando se desmanteló una delegación de Al Qaeda en España.

Por esa época Estados Unidos ofreció los cinco millones de dólares para quien diera información sobre su paradero. Pero este es un extraño caso pues la recompensa ha desaparecido de la tabla y el buscado también. La incertidumbre rodea la suerte de Setmarian. A finales del 2005 se informó de su detención en Quetta (Pakistán) y de su entrega a las autoridades norteamericanas. Sin embargo, reclamaciones posteriores de la justicia española no dieron otro resultado que la negación de su arresto pese a que fuentes europeas de inteligencia le situaron en una prisión clandestina en el Pacífico.

En 2010 se le atribuyó un artículo de la revista de Al Qaeda, Inspire, pero ante las dudas, en agosto del 2014 Amnistía Internacional le incluyó en su lista de “víctimas de desaparición forzada”. Y otra ausencia notable. En el listado de recompensas no figura el hijo del mítico Bin Laden, Hamza Bin Laden, quien ha tomando el liderazgo emocional de Al Qaeda.

Por lo que respecta a terroristas buscados sin éxito durante décadas por la justicia figura, por ejemplo, Ali Atwa, acusado del secuestro de un avión el 14 de junio de 1985 o Husein Mohammed Al Umari, supuesto coautor en el atentado del 11 de agosto de 1982 contra el vuelo 830 de Pan American, de Japón a Hawái. Se supone que fabricó la bomba colocada debajo de un asiento que mató a un chico de 16 años e hirió a otros 16 pasajeros.

Y, quedan por detener supuestos autores de atentados tan significativos en la trayectoria del terrorismo global como los dos del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salan (Tanzania) y Nairobi (Kenia), o del secuestro del vuelo 73 de Pan American el 5 de septiembre de 1986 durante una escala en Karachi (Pakistán) o incluso, autores del ataque contra el World Trade de Nueva York de 26 de febrero de 1993. Es decir, el primer atentado con las Torres Gemelas como escenario.

Enviar noticia por correo





  • Facebook
  • Google Plus
  • Twitter
  • Tuenti
  • Email
Compartir esta noticia
Darme de alta Darme de baja

Blogs

PxC a Youtube