Catalán - Castellano
cuéntanos
93 119 03 33
PxC Youtube PxC Twitter PxC Facebook
síguenos

Noticias municipales

EL PERIODICO, 08/01/2010; PORTADA i PAG. 25 VIC RECHAZÓ EN EL 2003 UN PLAN ULTRA PARA DELATAR A ‘SIN PAPELES’

EL PERIODICO, 08/01/2010; PORTADA i PAG. 25 VIC RECHAZÓ EN EL 2003 UN PLAN ULTRA PARA DELATAR A ‘SIN PAPELES’

10/01/2010 - Vic

El mercat de Vic se sembla més un mercat del Marroc.

La xenófoba PxC propuso enviar copias del pasaporte de los «ilegales» al Gobierno

El PSC sostiene que la nueva política de denuncias es muy distinta de aquella

RAFA JULVE / BARCELONA.-
El 24 de noviembre del 2003, el pleno del Ayuntamiento de Vic rechazó de forma contundente (por 20 votos a uno) una propuesta de la xenófoba Plataforma per Catalunya (PxC) en la que se solicitaba al consistorio que entregara a la Subdelegación del Gobierno en Barcelona «las fotocopias de los pasaportes de aquellos extranjeros empadronados en Vic y de los que el ayuntamiento tenga indicios de que no son residentes legales». Algo más de seis años después, el equipo de gobierno de la capital de Osona (CiU, PSC y ERC) ha anunciado que aplicará una medida que guarda un gran parecido con aquella a la que el ayuntamiento cerró entonces el paso: los inmigrantes sin papeles que se empadronen serán delatados a la policía si no han regularizado su situación tres meses después de registrarse.

En la repudiada propuesta formulada en el 2003, el líder de PxC, Josep Anglada (entonces único concejal de su formación), advertía de que «la corporación municipal, en la persona de su alcalde», podría cometer «un presunto delito de cooperación necesaria y encubrimiento». Incluso le acusaba de «desobediencia» a la Administración central al no cumplir «la nueva ley orgánica [la modificación de la ley de extranjería], la cual dice que los ayuntamientos tienen la obligación de hacer llegar al lugar correspondiente el padrón municipal de todos aquellos inmigrantes considerados ilegales».

DEFECTOS DE TODO TIPO / La respuesta que obtuvo Anglada fue unánime. Todos los partidos (tanto CiU, que gobernaba en solitario, como el resto de la oposición) le recriminaron que su moción estaba repleta de «faltas de rigor» y que la ley no reflejaba lo que PxC manifestaba.

Xavier Tornafoch, concejal de ICV-EUiA –que entonces acusó a Anglada de «introducir un elemento de subjetividad muy peligroso», el de los «indicios» para detectar sin papeles–, recordó ayer aquella moción y no dudó en hallar «muchas similitudes» con los nuevos criterios de empadronamiento. El edil ecosocialista matizó que no se pueden poner en el mismo saco a PxC y a CiU, ERC y PSC, pero criticó a este tripartito «por haber modificado los criterios del registro sin comunicárselo a la oposición y sin haberlo votado en el pleno». Y no dudó en encontrar en esta medida «un intento de competir con el partido de Anglada» cara a las próximas elecciones.

‘NO’ A LA REPRESIÓN / El socialista Josep Burgaya, actual teniente de alcalde, respondió en el 2003 a PxC que «no hay que afrontar la inmigración con represión». Ayer defendió que la nueva medida es muy distinta de aquel plan: «No pone a nadie bajo sospecha ni se pone a disposición de nadie ninguna fotocopia. Solo se comunica una situación irregular a la policía». «Tomamos medidas para integrar a los inmigrantes y asegurar la buena convivencia», dijo.



EL PERIODICO, 06/01/2009; PÀG. 25 El laboratorio mestizo de Vic

La vida en un crisol multicultural

La capital de Osona, cuyo ayuntamiento ha decidido delatar a los ‘sin papeles’ cuando vayan a empadronarse, debate a diario sobre el flujo masivo de inmigrantes que ha cambiado la ciudad


EDWIN WINKELS / VIC.- Es, cada martes y sábado, uno de los mercados más multiculturales de España. Lugar idóneo para captar imágenes del fenómeno de la inmigración. Pero al mismo tiempo, el ajetreo matinal en la plaza Major de Vic (Osona) es un espejismo. Allí, todo el mundo se mezcla, pero no convive. Solo a la hora de comprar o vender. Y no siempre sin tensiones. Un matrimonio magrebí quiere acelgas. «Un euro por manojo», dice el vendedor. Ella, pañuelo en la cabeza, quiere saber el precio por kilo. No hay manera de que se entiendan. La pareja se va, el vendedor se queda, todos con caras de incomprensión, enfado y desprecio mutuo.

A Vic le está costando asimilar el boom migratorio. Hace tres años, el ayuntamiento constituyó el Consell de la Ciutadania para facilitar la convivencia, aunque murió en el 2009, convirtiéndose en el Consell de la Ciutat. Permanece el plan para la convivencia y un denominado circuito de acogida con un folleto editado en nueve idiomas. Ahora, el consistorio –dirigido por CiU, PSC y ERC– acaba de dar un paso más polémico: delatar a la policía a los sin papeles que se empadronen y no legalicen su situación en tres meses.

Parece una medida para acercarse al elector descontento, abrumado por tantos extranjeros a su alrededor. Extranjeros a los que no conoce, ni quiere conocer. Porque el mercado engaña. Los vecinos de Vic, sean catalanes, andaluces, gitanos, marroquís, ghaneses, rumanos, rusos, polacos, nigerianos o chinos, se encuentran ahí para hacer negocios a buenos precios. Nada más. Una pareja ghanesa le compra un abrigo a un marroquí. Apenas hablan. Los ghaneses llevan dos años en Vic. «Es duro», dice ella, en inglés. No hablan casi castellano, ni catalán. En Osona se concentran el 40% de todos los ghaneses de Catalunya y por su color de piel forman lo que se llama una inmigración muy visible.

Mohamed Dali es un experimentado vendedor originario de Nador (Marruecos). Llegó en 1967 a Barcelona. Está nacionalizado español. Acaba de vender un chaleco a dos señoras muy catalanas. «Él es diferente a la mayoría», dicen luego las dos. «Habla catalán, está integrado». ¿Y esa mayoría, los demás inmigrantes? «Pues pensamos como mucha gente de aquí: mientras no los tengas en tu rellano, no pasa nada».

Ideas xenófobas

En Vic pasan muchas cosas. Es un laboratorio idóneo para estudiar el fenómeno de la inmigración masiva, el repentino choque de culturas, la transformación tremenda de una ciudad media, de 39.000 habitantes, que en 1991 apenas tenía el 1% de residentes extranjeros. En 1999, los inmigrantes solo se habían incrementado hasta el 4%. A partir de ahí todo fue muy rápido: el 10% en el 2001, el 18% en el 2004 y el 23% en el 2008. Una tierra de cultivo donde crecen con fuerza palpable los postulados xenófobos, sin tapujos, de la Plataforma per Catalunya (PxC) del vicense Josep Anglada, que en las últimas elecciones municipales (2007) consiguió ser el segundo partido tras CiU, con el 18,5% de los votos y cuatro concejales. «Llegará un día en que Anglada ganará. La gente está cada vez más desilusionada con las autoridades. Aunque con más inmigrantes con derecho a voto, como yo, se le podría frenar», apunta Dali, quien apenas ha tenido experiencias desagradables en Vic. «Hay de todo, como en todos los sitios. Tampoco me gustan todos los marroquís. Solo hay una receta: integrarse, hablar catalán». Pero, añade, hay que darle tiempo al inmigrante, no acosarlo ni marginarlo: «Es como un gato: si lo tiras contra una pared, se revuelve, se pone violento».

Violencia hay en Vic, como en todos los sitios. Hace tres semanas murió un joven magrebí de una puñalada tras haber entrado en un bar de clientela suramericana; tres ecuatorianos y dos colombianos fueron detenidos. El colectivo magrebí –mayoritario, con el 40% de los extranjeros del municipio– lamenta que apenas se habló de esa muerte. «Si la víctima hubiese sido un catalán, aún estarían todos indignados», dicen.

Indignación y encanto

Rosa, la dels bolets, una popular vendedora del mercado, transpira indignación por todos sus poros. Rosa es «muy de Vic». Y muy radical, con una opinión que halla bastantes ecos. «Tengo tres vecinos negros en la escalera que son un encanto, pero...» El pero es la vecina polaca que se casó con un vendedor de cupones y ahora vive en Polonia, cobrando alguna pensión, sigue Rosa. El pero son los inmigrantes que «nos quitan el trabajo», sube el tono Rosa. El pero, agrega aún, es el miedo a «cruzar de noche el barrio del Remei», la zona neurálgica de la inmigración. Para colmo de esta vendedora, los foráneos no compran setas; a menos que sean turistas. Nada nuevo.

Pero compran muchas otras cosas, subraya Mohamed Dali: «Pescado, verduras; más que los lugare-ños. Todos nos necesitamos mutuamente». Tan solo falta que también se entiendan.



MINUTODIGITAL.COM, 10/01/2010; OBJETIVO FRENAR ANGLADA

Elecciones en Cataluña. Objectivo: Frenar Anglada.

El mensaje de Plataforma por Cataluña tiene preocupados a los partidos tradicionales, que han visto como la intención de voto del partido liderado por Josep Anglada se viene multiplicando no solo a nivel local -tienen ediles en numerosos ayuntamientos catalanes- sino a nivel regional, ‘amenazando’ con la posibilidad de que esta fuerza política entre por derecho propio en el Parlament de Catalunya.

Redacció.-
En Vic se han propuesto frenar esta fuerza emergente utilizando artimañas de todo tipo. Ciu, ERC y PSC no han tenido complejos para asumir algunas reformas que hasta hace bien poco reclamaba Anglada y por lo que era tildado continuamente de ‘xenófobo’. En concreto, han avalado una reforma de la situación de los inmigrantes en el padrón municipal que impediría inscribirse a cualquier inmigrante ilegal, cerrando la puerta a la posibilidad de utilización de los servicios públicos como educación o sanidad a estos ilegales.

En Vic conviven hasta 87 nacionalidades y es, con casi un 24% de población inmigrada, una de las principales ollas de presión en Cataluña en la cuestión de la inmigración. Atraídos por el potencial industrial de la comarca de Osona y el efecto boca-oreja, muchos inmigrantes llegados del Magreb se instalaron allí a partir de mediados de la década de 1990. Los últimos años, los latinoamericanos, colombianos y ecuatorianos principalmente, han ido ganando terreno y ya son la segunda mayor comunidad. También es destacable la colonia asiática.

Mientras tanto, la negativa de Vic a empadronar a los inmigrantes que no estén regularizados ha sido recibida con alegría en otros municipios. El alcalde de Tona, Josep Salom (CiU), ha aplaudido abiertamente la medida y no descarta adoptarla. Menos explícito, pero dejando la puerta abierta al debate sobre si hace falta endurecer la normativa, ha sido el alcalde de Calldetenes, Jaume Mas (ERC).

ANGLADA AL PARLAMENT

Otro frente que preocupa, en relación al evidente aumento de intención de voto de Plataforma por Cataluña, es la posibilidad de que la formación de Anglada entre en el Parlament. Las alarmas han saltado en las sedes de los partidos y la maquinaria se ha puesto a funcionar.

Pilar Rahola ha afirmado en un artículo en La Vanguardia que “tengo la convicción de que en nuestro país está empezando a producirse un fenómeno parecido al xenófobo francés que se mueve silenciosamente. ¿Tendremos a Anglada en el Parlament? Muy probablemente. ¿Será su éxito? Será nuestra derrota, una derrota nacida del error reiterado”.

Mientras tanto, Anglada se lo toma con calma y afirma que “PxC puede llegar a ser el partido bisagra del futuro Parlamento de Cataluña, ya que cree que su partido podrá sacar entre cuatro y ocho diputados”.

También ha augurado que “el futuro Parlamento de Cataluña estará formado por siete fuerzas políticas”: PSC, CiU, ERC, PP, ICV, PxC y algún movimiento independentista tipo Reagrupament, ya que según Anglada, “ni Ciudadanos entrará en el futuro Parlamento ni Montserrat Nebrera se presentará “.



EL PAÍS, 08/01/2010; VIC SE NIEGA A EMPADRONAR A LOS INMIGRANTES 'SIN PAPELES'

Josep Anglada creu que ja n'hi ha prou d'aquesta invasió

La decisión del gobierno municipal, de CiU, el PSC y ERC, vulnera la ley - Asociaciones y sindicatos comparan al Ayuntamiento con la Plataforma per Catalunya

EVA CLOTA - Vic -
El Ayuntamiento de Vic no empadronará a ningún inmigrante que se encuentre en situación irregular mientras no acredite que ha cursado la solicitud o prórroga del permiso de residencia. Así lo ha decidido el equipo de gobierno municipal, formado por CiU, el PSC y ERC, en una modificación local de los requisitos de empadronamiento que entrará en vigor en breve.

La medida no tiene carácter retroactivo ni afectará a quienes quieran regularizarse por la vía del reagrupamiento familiar. La posición del equipo de gobierno ha levantado ampollas en diversos sectores, ya que vulnera el derecho y la obligación de empadronamiento que determina la Ley de Bases de Régimen Local, de 1995.

En aplicación de esta norma, "toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el padrón del municipio en el que resida habitualmente", con independencia de su nacionalidad y situación administrativa. Entre los datos que se exigen a los que se empadronen figura la tarjeta de residencia en vigor o, en su defecto, el documento de identidad o pasaporte expedido por el país de procedencia. Es decir, no es imprescindible estár regularizado en España, pero la falta de empadronamiento sí impide a estas personas acceder a derechos universales como la salud y la educación, y las expone a situaciones de alta vulnerabilidad.

Las dos asociaciones municipalistas de Cataluña acordaron, en una reunión celebrada el pasado 26 de octubre, un documento en el que se insta a los ayuntamientos a cumplir sus obligaciones legales y se recuerda que "dificultar el empadronamiento de vecinos y vecinas es inhibirlos de asumir sus obligaciones y derechos respecto de la administración local".

Asociaciones de inmigrantes, sindicatos y oposición acusan al tripartito municipal de Vic de electoralista y de querer desactivar a la xenófoba Plataforma per Catalunya cayendo en sus mismas estrategias. El Ayuntamiento asegura que lo que pretende con esta modificación legal es exigir el cumplimiento de la ley. "Es una obligación de la Administración ofrecer seguridad y las situaciones irregulares pueden favorecer actividades delictivas", asegura el portavoz socialista del tripartito de Vic, Josep Burgaya, en defensa de la medida.El Colegio de Abogados de Barcelona calificó ayer de "decisión inédita" la negativa del Ayuntamiento de Vic a empadronar a los inmigrantes y aseguró que es "extremadamente nociva" para afrontar la integración social de este colectivo. Jorge de Tienda, diputado responsable de la comisión de extranjería, considera que "una medida así no hace más que abocar a la marginalidad y a la clandestinidad" a estas personas. "Si es así como se dice, la decisión del Ayuntamiento implica una escasa sensibilidad a los derechos fundamentales de estas personas".

Mientras que el concejal de Acción Social de Vic, Joan López (ERC), asegura que hay que ayudar a "digerir" la entrada masiva de inmigrantes, la oposición municipal, excepto Plataforma per Catalunya, ha cargado duramente contra el equipo de gobierno. Laia Jurado, de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), lamenta que se quiera a los inmigrantes para unas cosas y no para otras, y el edil de ICV-EUiA Xavier Tornafoch considera que la negativa al empadronamiento provocará más desorden y descontrol.

Josep Anglada, de Plataforma per Catalunya, sonríe y aplaude una decisión que cree que se ha tomado gracias a la presión de su partido. Ufano, asegura: "No han tenido ninguna otra salida que darme la razón", y manda un mensaje de "bienvenida al club de racistas y xenófobos, tal como nos acusa la gente". Anglada afirma que ahora velará por que esta decisión no sea tan sólo un intento de salir en la foto.



EL 9 NOU, 08/01/2010; PORATDA i PÀG. 2, 20, 21 i 24 PSC, ERC, ICV I LA CUP CRITIQUEN ELS NOUS CRITERIS D’EMPADRONAMENT DE VIC

Josep Anglada: "A l’immigrant il•legal s’ha de perseguir i expulsar.

Josep m. Vila d’Abadal: “Dir que ho fem per contrarestar l’efecte Anglada és fer demagògia”


Vic.- Jordi Masnou/Joan Serra Els nous criteris d’empadronament d’estrangers que l’Ajuntament de Vic avançava la setmana passada segons els quals es tramitarà un expedient d’expulsió als immigrants que tres mesos després d’empadronar-se no hagin pogut acreditar un permís de residència o de treball, ha aixecat recels. Fins i tot els presidents comarcals dels partits que formen govern amb CiU al consistori vigatà –PSC i ERC– s’han mostrat crítics amb la mesura.

La portaveu de la CUP de Vic, Laia Jurado, manifesta que la decisió té “un clar rerefons electoralista i representa una forma de fer política més pròpia de l’extrema dreta”.

Però no totes les lectures són negatives. El president de CDC d’Osona, Josep M. Matas, diu que l’Ajuntament “intenta posar ordre en un entorn jurídic no massa clar”, i critica que l’Estat passi la responsabilitat als consistoris. El president d’UDC, Ramon Sala, hi dóna el vistiplau per “buscar un punt d’equilibri entre evitar problemes i garantir els drets de la gent”. Menys mesurat es mostra el president de PxC, Josep Anglada, que celebra el canvi de criteris perquè a “l’immigrant il•legal se l’ha de perseguir, detenir i expulsar, ja que el que és il•legal no ha de tenir cap dret”. L’allau de valoracions ha obligat l’alcalde de Vic, Josep M. Vila d’Abadal (CiU), a justificar la finalitat de la mesura. L’alcalde rebutja les lectures polítiques: “Dir que ho fem per contrarestar l’efecte Anglada és fer demagògia. Com no vam fer l’EBE [Espai de Benvinguda Educativa] per l’efecte Anglada”.

A CORRE-CUITA JOSEP COMAJOAN.-

GOVERNS FEBLES I CIUTADANS FEBLES


Embolica que fa fort amb la nova normativa d’empadronament d’immigrants de l’Ajuntament de Vic. Una normativa que si no s’aplica en altres municipis deu ser perquè no volen, perquè la llei del PP de 2000 els deixa la porta oberta. Això sí, dels que ho fan no n’hi deu haver ni un que convoqui una roda de premsa per anunciar que compliran i faran complir la llei. Només aquest detall ja ens hauria de donar una pista de per on poden anar els trets. La qüestió, però, és complexa i es pot afrontar des de diferents angles.

Un, el diguem-ne vigatà: la llei empara la normativa, i les lleis hi són per fer-les complir. La immigració que té els papers en regla no ha de patir. Són els que pretenen escapolir-se’n els que fan mal a tot el col•lectiu i generen desconfiança entre la població autòctona. Un govern feble que no es veu amb cor d’exigir els deures com ho fa a l’hora de garantir els drets és un mal govern.

I després hi ha l’altre: a la dreta se la combat amb més democràcia, no amb més dreta. Voler combatre l’Anglada fent d’Anglada no porta enlloc; per racista, Anglada sempre guanyarà i mai se l’igualarà. Pretendre guanyar- se els favors d’una part de la població perseguint-ne la part més desafavorida no porta enlloc.

Jo, de moment i a l’espera de veure com va, em remeto al que va dir-se al ple del 24 de novembre de 2003, quan Anglada va proposar una cosa similar a la que ara es farà: “Entregar aquests passaports és una possibilitat que té l’Ajuntament, però no és una obligació. Afrontar el tema de la immigració amb repressió sobre la part més feble i cap a les persones que s’han vist obligades a desplaçar- se del seu país, no ens sembla que sigui la manera d’afrontar-ho”. Són paraules de Josep Burgaya, aleshores cap de l’oposició a l’Ajuntament de Vic.

|EDITORIAL|

DECISIÓ POLÈMICA DE L’AJUNTAMENT DE VIC


La mesura presa per l’Ajuntament de Vic d’utilitzar el padró municipal per poder controlar més l’arribada d’immigrants estava clar que provocaria polèmica, amb reaccions a favor i en contra De fet, el mateix equip de govern vigatà n’era conscient, i a la roda de premsa en què va explicar els nous criteris d’empadronament, l’alcalde i els regidors que hi eren presents es van mostrar molt cauts i no van donar gaires detalls.

Un dels motius més repetits per justificar les noves mesures que aplicarà ara l’Ajuntament és la necessitat de posar ordre en el tema de la immigració. A una ciutat mitjana com és Vic, li costa poder assumir amb garanties un 23% de població immigrant com és el cas en aquests moments. I tot i que fins ara se n’ha sortit prou bé, no s’ha pogut evitar que els nouvinguts es concentrin en llocs molt concrets de la ciutat, creant-se els consegüents i temuts guetos. Perquè no hi hagi problemes de convivència, cal prendre mesures constantment i Vic ha decidit aplicar aquesta que, cal recordar, en teoria només afectarà una petita part dels nous estrangers, perquè només afecta els que s’empadronin amb el visat de turista, que són un 3% dels nouvinguts. A més, només s’aplicarà als immigrants que fan el tràmit per primer cop, de manera que els casos d’arrelament o de reagrupament en queden al marge.

En aquesta qüestió caldria distingir l’aspecte legal i l’humà. En el segon cas, és evident que no és una bona solució, perquè es tracta de posar més pals a les rodes a persones que, si han marxat del seu país és, bàsicament, per causes de pobresa. Tothom ha de tenir el dret, sense cap impediment, d’intentar millorar la seva situació. Més complicat és discernir l’aspecte legal, en el qual hi ha distintes opinions, en topar la llei d’estrangeria i la de règim local. Caldria demanar-se si un ajuntament ha de fer de policia, però també és cert que el representant de l’Estat en el municipi i una de les seves funcions és fer complir totes les lleis.

Probablement, la mesura també es pren per motius polítics: és una forma d’intentar frenar Josep Anglada, el discurs del qual precisament se sustenta a fer la vida impossible als immigrants. Però no es pot acusar l’equip de govern de l’Ajuntament ni als vigatans de ser poc solidaris amb l’onada migratòria que ha hagut d’absorbir la ciutat. Fa anys que es treballa per la cohesió social amb encerts i desencerts i amb una plataforma xenòfoba pel mig que no hi ajuda gens.

|OPINIÓ|

IMMIGRACIÓ I EL DRET A L’EMPADRONAMENT

L’alcalde Vila d’Abadal ha fet un flac favor a la cohesió. ha fet unes propostes que sembla que donen la raó a l’Anglada

Xavier Rius Sant .- Periodista


Ningú no negarà que l’equip de govern de Vic té com a objectiu mantenir la cohesió social i evitar que creixi el sentiment xenòfob que expressa Josep Anglada. Però per aturar les veus que l’acusen de feble front a la immigració irregular, ha fet dues propostes que xoquen amb l’ordenament jurídic.

La immigració va venir com va venir per tres motius: la caiguda de natalitat dels anys vuitanta, i els fills que no vam tenir van venir de cop i es diuen Mohamed o Jeraldín. El segon, pel rebuig de molta gent a treballar en sectors com agricultura, hostaleria o assistència als avis. El tercer, l’Estat espanyol va viure un fort creixement econòmic que es basava en bona part en la construcció, sector que demandava més mà d’obra estrangera. Però fins fa poc no es van crear canals de contractació en origen que funcionessin, i fins al 2005, el 95% del immigrants que vivien a Espanya bé havien arribat com a irregulars i després es varen regularitzar, bé havien estat reagrupats per un familiar ja regularitzat que havia estat abans irregular. Però en lloc d’assumir que calia crear mecanismes d’entrada amb papers i preparar l’acollida dels nouvinguts, quan aquests eren només el 3% de la població a Espanya, ja es deia que havíem tocat sostre. En varen venir més i més, i els ajuntaments es veien desbordats. Generalment la primera acollida als immigrants la feien els seus compatriotes, que ja havien trobat feina pel parent que arribava. El flux migratori el gestionava la demanda laboral i el parent que li deia que vingués i li deixava un llit a casa. Per això on hi havia marroquins arribaven més marroquins, on hi havia llatins, més llatins. Ara l’Hospitalet de Llobregat és ple d’equatorians i Osona de marroquins.

Aquí és on sorgeix un dels fantasmes que provoca la immigració: la por a la pèrdua de la pròpia identitat. L’altra fantasma que pot generar la immigració en temps de crisi com l’actual és culpar els qui van venir a fer les feines que els altres rebutjàvem de ser responsables de l’atur. Afortunadament gràcies al treball pedagògic dels sindicats, que van veure com a França, en l’anterior crisi, molts votants comunistes passaven a votar l’extrema dreta, aquí aquest fenomen no s’ha donat. Fins i tot cal agrair al Partit Popular de Rajoy que en el debat de la reforma de la llei d’estrangeria, fet aquesta tardor, ha passat de puntetes en el tema, a diferència del que va fer Aznar l’any 2000 quan culpava els immigrants de tots els mals. I és que encara que ara patim una forta crisi, tots els estudis demogràfics coincideixen que l’actual immigració serà necessària d’aquí a tres o quatre anys.

Però a Vic, Plataforma per Catalunya ha fet un còctel amb aquestes pors, proposant solucions demagògiques i culpant la classe política per la seva suposada feblesa. I per aturar el discurs de Plataforma, l’Ajuntament, atemorit, en lloc d’explicar les coses com són, potenciar la mediació i aplicar les sancions vigents, s’ha deixat portar pel que demana el Sr. Anglada, encara que les dues propostes que ha fet vulneren la legalitat.

Per començar, segons els criteris del Consejo de Empadronamiento del Instituto Nacional de Estadística dística, que és qui coordina el padró municipal, el passaport és document suficient per empadronar- se; en cap cas cal exigir el permís de residència. En segon lloc, empadronar no és una carta de ciutadania que dóna l’Ajuntament basant-se en el seu criteri, sinó una obligació que s’ha de fer amb tothom que resideix al municipi, tal com estableix la Llei de bases de règim local. La Llei d’estrangeria que acaba de ser reformada no ha qüestionat canvi, exigeix per acollir-se a la regularització per arrelament portar uns anys residint a Espanya, i el document que acredita aquesta permanència és el certificat d’empadronament. La llei ha tornat a consagrar el dret a assistència sanitària i educació als irregulars, i només es pot gaudir d’aquests serveis si s’està empadronat. Certament, com ha denunciat el síndic de greuges, hi ha un buit legal en els criteris que poden aplicar els ajuntaments, però aquest buit és pel que fa referència al lloc on viuen: metres quadrats o cèdula d’habitabilitat, mai pel que fa a la situació legal dels estrangers.

Pel que fa a l’altra proposta de l’Ajuntament, passar a la policia les dades dels irregulars, vulnera també la mateixa Llei d’estrangeria, la qual diu que la policia podrà accedir a les dades dels estrangers empadronats. Però com ha recordat l’Agència Espanyola de Protecció de Dades en el seu informe 39/2009, la policia només pot demanar les dades de persones concretes basant-se en una investigació oberta per fets delictius o per motius de seguretat ciutadana. És la policia qui pot demanar qui viu allà o on viu aquella persona, però mai, en cap cas, és l’Ajuntament qui ha de passar llistats d’irregulars a la policia. En resum, l’alcalde Vila d’Abadal ha fet un flac favor a la cohesió. Ha fet unes propostes que sembla que donen la raó a Plataforma per Catalunya i es posa contra la llei perquè no podrà aplicar-les.



EL PERIODICO, 09/01/10; PÀG. 23 LAS OENEGÉS CONSIDERAN «ELECTORALISTA» LA MEDIDA

RAMÓN TOMÁS / BARCELONA.-
«Electoralista.» Es el adjetivo que más resuena (a la par con «discriminatoria») en las oenegés tras conocerse los criterios de empadronamiento del ayuntamiento vicense. «Una vez más, la inmigración es utilizada como arma electoral y ello atenta contra la convivencia social. Provoca alarma y confunde a la ciudadanía», denuncia Fatima Ahmed, de la Asociación Socio-Cultural Ibn Batuta.

A año y medio de las próximas elecciones municipales y a la vista de la pujanza del partido xenófobo de Josep Anglada (Plataforma per Catalunya), muchos analistas apuntan a una estrategia política para disputar votos a Anglada en su propio terreno, en un municipio con un índice de inmigración del 23%. «Eso sería más grave todavía porque se está jugando con los derechos y la vida de las personas. Se las está utilizando con fines que perjudican la convivencia. La pérdida de votos no lo justifica», afirma indignada Alba Cuevas, directora de SOS Racisme. «Hay un desconocimiento de la ley o una voluntad restrictiva a medida que se acercan las elecciones», asegura Joan Vera, responsable de Cáritas Diocesana de Vic, que añade: «No es cierto que se quiera facilitar la integración».

Vera alerta sobre «el mantenimiento de bolsas de personas sin posibilidad de integración» y el trasvase de empadronamientos a pueblos vecinos. «Es una estrategia errónea; deben hacer pedagogía», concluye.



ABC, 09/01/2010; CIUDADANOS ACUSA A PSC, CIU Y ERC DE PASARSE "AL CLUB DE LA EXTREMA DERECHA"

En un comunicado, Rivera ha denunciado que con esta medida estas formaciones se aproximan "a tesis ultraderechistas de partidos"como Plataforma per Catalunya”.

Rivera ha asegurado que no empadronar a los inmigrantes en situación irregular "atenta contra los derechos fundamentales" y lleva a estas personas a la exclusión social.

"Se han pasado al club de (Josep) Anglada por motivos electoralistas", ha comentado Rivera en alusión al máximo dirigente de esta formación de ultraderecha con representación en Vic (Barcelona). EFE



ECODIARIO.ELECONOMISTA.ES, 09/01/10; CIUTADANS SITÚA A PSC, CIU Y ERC EN LA "EXTREMA DERECHA" POR IMPEDIR EL PADRÓN A INMIGRANTES

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)


El presidente de Ciutadans de Catalunya, Albert Rivera, afirmó hoy que el PSC, CiU y ERC "se han pasado al club de extrema derecha" al acordar en el municipio de Vic la prohibición del empadronamiento de los inmigrantes sin papeles, ya que supone "la aproximación de estos partidos a las tesis ultraderechistas de partidos como el de Anglada en Cataluña o Le Pen en Francia".

Rivera aseguró que esta medida "atenta contra derechos humanos fundamentales, puesto que sin el padrón los inmigrantes no tendrán acceso a los servicios públicos de salud o educación".

Considera que, de este modo, se expone a los inmigrantes "a situaciones de riesgo de exclusión social; con mayor intensidad atendiendo a la grave situación de crisis y paro que azota a las clases más vulnerables, entre las que se encuentran los inmigrantes sin papeles".

Para Rivera, este acuerdo es el ejemplo de que el PSC, CiU y ERC en Vic se han pasado al club de Anglada, por motivos electoralistas y porque en su momento, no supieron controlar los flujos migratorios.



AVUI, 09/01/10; RIVERA CREU QUE PSC, CIU I ERC S'HAN PASSAT A L'ULTRADRETA

Els acusa de prohibir l'empadronament dels sense papers a Vic

ACN / Barcelona.-
El president de Ciutadans, Albert Rivera, considera que el pacte al qual han arribat el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Convergència i Unió (CiU), i Esquerra Republicana (ERC) per prohibir l'empadronament dels immigrants sense papers és "il•legal" i contrari a la Llei de Bases de Règim Local de 1995, i és la "resposta errònia" a la incapacitat d'aquests partits per gestionar el flux migratori.

Des del seu punt de vista, el PSC, CiU i ERC s'han passat "al club de l'extrema dreta", ja que aquesta decisió suposa l'aproximació a les tesis ultradretanes d'Anglada a Catalunya o de Le Pen a França.

Rivera creu que aquesta és una mesura que atenta contra drets humans fonamentals, atès que sense el padró els immigrants no podran tenir accés als serves públics de salut o educació, exposant aquestes persones a situacions de risc d'exclusió social. Aquesta situació és 'més greu' en el context actual de crisi i atur, que afecta les classes més vulnerables, entre les quals es troben els immigrants sense papers.



E-NOTICIES.CAT, 09/01/10; C'S VEU PSC, CIU I ERC A "L'EXTREMA DRETA"

Rivera critica la negativa municipal de Vic a empadronar immigrants sense documentación

Redacció.-
El president de Ciutadans, Albert Rivera, ha dit que el pacte al qual han arribat el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Convergència i Unió (CiU), i Esquerra Republicana (ERC) per prohibir l'empadronament dels immigrants sense papers indica que aquestes formacions s'han passat "al club de l'extrema dreta".

Ha afegit que aquesta decisió és "il•legal" i contrària a la llei de bases de règim local de 1995, i que és la "resposta errònia" a la incapacitat d'aquests partits per gestionar el flux migratori.

També ha afirmat que el PSC, CiU i ERC s'han passat "al club de l'extrema dreta", ja que aquesta decisió suposa l'aproximació a les tesis ultradretanes d'Anglada a Catalunya o de Le Pen a França.

Rivera ha indicat que aquesta és una mesura que atenta contra drets humans fonamentals, atès que sense el padró els immigrants no podran tenir accés als serves públics de salut o educació, exposant aquestes persones a situacions de risc d'exclusió social.

Aquesta situació, ha assenyalat el líder de Ciutadans, és "més greu" en el context actual de crisi i atur, que afecta les classes més vulnerables, entre les quals es troben els immigrants sense papers.



EL 9NOU.CAT, 09/01/10; Albert Rivera creu que PSC, CiU i ERC s'han passat a l'ultradreta al limitar l'empadronament dels sense papers a Vic

ACN.-
El president de Ciutadans, Albert Rivera, considera que el pacte al qual han arribat el PSC, CiU i ERC per limitar l'empadronament dels immigrants sense papers és 'il•legal' i contrari a la llei i és la 'resposta errònia' a la incapacitat d'aquests partits per gestionar el flux migratori.

Des del seu punt de vista, el PSC, CiU i ERC s'han passat 'al club de l'extrema dreta', ja que aquesta decisió suposa l'aproximació a les tesis ultradretanes d'Anglada a Catalunya o de Le Pen a França.

Rivera creu que aquesta és una mesura que atenta contra drets humans fonamentals, atès que sense el padró els immigrants no podran tenir accés als serves públics de salut o educació, exposant aquestes persones a situacions de risc d'exclusió social. Aquesta situació és 'més greu' en el context actual de crisi i atur, que afecta les classes més vulnerables, entre les quals es troben els immigrants sense papers.



ELSINGULARDIGITAL.CAT, 09/01/10; RIVERA(C'S) CREU QUE PSC, CIU I ERC S'HAN PASSAT A L'ULTRADRETA

La decisió de l'Ajuntament de Vic de prohibir l'empadronament dels immigrants sense papers genera polèmica. Les cúpules socialistes i republicanes i el Ministeri d'Immigració rebutgen el pla

Redacció.-
L'Ajuntament de la ciutat de Vic (PSC-CiU-ERC) prenia la decisió fa escassos dies de negar-se a empadronar els immigrants que no tinguin el permís de residència. La polèmica estava servida. La decisió causava sorpresa entre alguns dels col•lectius que treballen amb la immigració a la ciutat i els grups de l'oposició no dubtaven en qualificar la resolució d’electoralista. Segons publica 'El Periódico', les cúpules socialistes i republicanes han rebutjat recentment el pla impulsat pels seus consellers, el ministeri de Treball i Immigració ha carregat contra la iniciativa i el Síndic ha decidit investigar-la.

Avui ha estat el president de Ciutadans, Albert Rivera, qui considera que el pacte al qual han arribat el socialistes, convergents i republicans per prohibir l'empadronament dels immigrants sense papers és "il•legal" i contrari a la Llei de Bases de Règim Local de 1995, i és la "resposta errònia" a la incapacitat d'aquests partits per gestionar el flux migratori.

Des del seu punt de vista, el PSC, CiU i ERC s'han passat "al club de l'extrema dreta", ja que aquesta decisió suposa l'aproximació a les tesis ultradretanes d'Anglada a Catalunya o de Le Pen a França.

Rivera creu que aquesta és una mesura que atenta contra drets humans fonamentals, atès que sense el padró els immigrants no podran tenir accés als serves públics de salut o educació, exposant aquestes persones a situacions de risc d'exclusió social. Aquesta situació és "més greu" en el context actual de crisi i atur, que afecta les classes més vulnerables, entre les quals es troben els immigrants sense papers.



LATINOMADRID.COM, 09/01/10; VIC: UN PADRÓN SIN ‘SIN PAPELES’
Perseguirán a quien se empadrone con pasaporte


Juli Rubia>Latino.- El 29 de diciembre el consistorio de Vic, provincia de Barcelona, aprobó una normativa según la cual el Ayuntamiento delatarán a la Policía a todos los extranjeros en situación irregular, si en el plazo de 3 meses, a contar desde el día que se empadronan con el pasaporte, no obtienen el permiso de residencia.

La medida, según manifestó el regidor de Régimen Interior y Participación Ciudadana, Josep Rafús, obedece al hecho que “Vic es una ciudad de acogida, pero hemos de exigir a los ‘nouvinguts’ (recién llegados) que cumplan la ley”.
La Policia Nacional, por medio de la Jefatura Superior en Catalunya, ya ha manifestado que “no vamos a ir a buscar piso por piso a los que se encuentran en situación irregular. Nuestros objetivos son la irregularidad reincidente y el delito”.

La población de origen inmigrante en Vic se sitúa alrededor del 24%. Los últimos 10 años encontraron acomodo laboral en las numerosas industrias cárnicas que existen en la comarca. Sin embargo, la crisis y la existencia del partido Plataforma per Catalunya, de tintes xenófobos, y que tiene su bastión político en Vic, han abonado la idea del ‘enemigo’ que ha venido de fuera. La normativa “ya ha empezado a aplicarse”, según declaró a Latino Pili Pasqual, responsable de comunicación del ayuntamiento de Vic.

Para entender esta vuelta de tuerca contra los extranjeros, hace falta recordar que en octubre de 2010 serán las elecciones autonómicas en Catalunya y los partidos calientan motores con los inmigrantes.

Unos lo hacen con la cara amable, activando sectoriales internas para buscar el voto del ‘nouvingut’, y otros endureciendo el discurso contra la ‘irregularidad’.

En este último caso, la gravedad del caso radica en que no se trata del discurso sino de una normativa que ya ha entrado en funcionamiento en un municipio gobernado por el PSC (Partit dels Socialistes de Catalunya), CiU (Convergència i Unió) y ERC (Esquerra Republicana de Catalunya)



EL PAÍS, 09/01/10; EL SÍNDIC INVESTIGA LA NEGATIVA DE VIC A EMPADRONAR A LOS 'SIN PAPELES'

Josep Anglada assegura que vic no pot asumir tanta immigració

El PSC y ERC cuestionan el acuerdo de sus ediles, y CiU guarda silencio

El síndic de greuges, Rafael Ribó, ha abierto una actuación de oficio y ha solicitado información al Ayuntamiento de Vic (Osona) sobre el acuerdo adoptado por esta institución para negar la inscripción en el padrón municipal a los inmigrantes que no puedan demostrar en el plazo de tres meses que están en España en situación legal. El alcalde de Vic es Josep María Vila d'Abadal (CiU), que gobierna con el apoyo de PSC y ERC.

EVA CLOTA / CLARA BLANCHAR - Vic / Barcelona -
El Síndic informó ayer, tras la publicación del caso por EL PAÍS, que estudiará la medida por considerar que vulnera derechos de los inmigrantes garantizados por las leyes de régimen local, de extranjería y de protección de datos, así como puede impedir su acceso a la sanidad, educación y servicios sociales públicos.
Aunque entendieron que son los ayuntamientos los que deben lidiar con la presión migratoria y buscar soluciones, la decisión de sus compañeros de partido fue cuestionada tanto en el PSC como en ERC, mientras CiU declinó comentarla. La secretaria de Inmigración de la ejecutiva de los socialistas, Consol Prados, tachó la medida de "discutible". El portavoz de ERC, Ignasi Llorente, manifestó que el partido "no ve bien" la decisión. También apostó por que las grandes asociaciones municipalistas consensúen cómo debe ser el padrón y celebró que su concejal haya "reconducido en parte la situación".
Por su parte, la portavoz de ICV, Laia Ortiz, acusó a CiU, ERC y el PSC de seguir en Vic postulados "xenófobos" y alertó de que la decisión del equipo de gobierno municipal "vulnera el Pacto Nacional por la Inmigración", aprobado en la Generalitat en diciembre de 2008. Por este motivo, la portavoz ecosocialista emplazó a las direcciones nacionales del PSC, ERC y CiU a corregir la decisión tomada en Vic.

La modificación del padrón en Vic ha llegado también a la red social Facebook, donde se ha creado un grupo que reclama el derecho a empadronarse en Vic. Impulsado por la Revista Mà, vinculada a la UGT y que trabaja para fomentar la convivencia entre culturas, el grupo forma parte de una campaña que permitirá enviar correos electrónicos al Ayuntamiento para pedir la retirada de los nuevos requisitos.

Las entidades sociales y de inmigrantes de Vic se reunirán el día 11 convocadas por Càritas para consensuar una postura. El abogado y miembro de Veus Diverses Antoni Iborra denuncia que la decisión del Ayuntamiento no "se aguanta por ningún lado desde el punto de vista legal".

Por su parte, la Federación de Entidades Latinoamericanas de Cataluña calificó la decisión de "apartheid jurídico" y aseguró: "Es la clara expresión de lo que no queremos en Cataluña, tierra de acogida". Según esta entidad, "se empieza discriminando a las personas por su situación administrativa negándoles el acceso a la salud y la educación, y luego se continúa segregando a personas por su origen, raza o religión".

La decisión del ayuntamiento sí gusta a la xenófoba Plataforma per Catalunya, segunda fuerza más votada en las últimas elecciones municipales.



EL PAÍS, 10/01/2010; UN PARTIDO XENÓFOBO LOGRA IMPONER SUS PLANTEAMIENTOS EN VIC

CiU, PSC y ERC limitan el padrón a los 'sin papeles', una idea de la 'ultra' PxC

La localidad barcelonesa de Vic ha abierto la caja de los truenos. Bajo el escudo de la necesidad de "poner orden", la corporación municipal, liderada por CiU y apoyada por PSC y ERC, ha anunciado que no empadronará a los inmigrantes sin papeles si no han iniciado los trámites para regularizar su situación. Es una medida insólita que rechazan la mayoría de los alcaldes de la zona y que no se entiende sin la presencia en el consistorio de Vic de Plataforma per Catalunya (PxC), la segunda fuerza local, que defiende sin pudor planteamientos xenófobos (ya propuso limitar el padrón a los sin papeles 2003) y que está liderada por Josep Anglada, vicepresidente provincial en Barcelona de Fuerza Nueva


EVA CLOTA - Vic - El alcalde de Vic, Josep Maria Vila d'Abadal (UDC), considera demagógico atribuir a Anglada una influencia en la política local, mientras que el portavoz socialista, Josep Burgaya, niega rotundamente que el edil ultra marque la agenda política "porque no tiene ni el monopolio ni el conocimiento real de la inmigración". El tercer brazo del equipo de gobierno, ERC, asegura que gobierna sin dejarse llevar por los extremismos de "los que reclaman liquidar a los inmigrantes y los que abogan por abrir completamente las puertas", en referencia a PxC e ICV, respectivamente.

Desde las direcciones de los partidos implicados, las reacciones a la negativa a empadronar inmigrantes han sido más que tímidas. CiU declinó comentarla, el PSC la calificó de discutible y ERC asegura que "no la ve bien". El anuncio de la PxC de concurrir a las elecciones autonómicas echará muy probablemente al traste el pacto tácito de los partidos catalanes de no utilizar el tema de la inmigración como arma electoral. Esa es la principal baza de que dispone Anglada, y ya sabe que funciona porque lo ha comprobado en Vic, pero también en otras poblaciones como Manlleu, El Vendrell o Cervera, donde también obtuvo concejales. PxC augura que puede obtener entre cuatro y ocho diputados en el Parlamento catalán.

Además de polémico y de dudosa legalidad, el acuerdo del Ayuntamiento de Vic supone una ruptura con la política de integración de la inmigración que llevó a cabo durante 17 años el alcalde de Unió Jacint Codina, hasta el punto de que se utilizara como modelo a seguir cuando acordó distribuir a los hijos de los nuevos vecinos entre todas las escuelas del municipio, fuesen públicas o privadas.

Los alcaldes de la zona temen que la expulsión de los inmigrantes de Vic les acabe creando un problema en sus municipios, y la mayoría de ellos rechazan el acuerdo adoptado en Vic. El alcalde de Calldenetes, Jaume Mas (ERC), prefiere no opinar hasta tener más información y considera que la medida no se puede adoptar de manera aislada.

Miquel Arisa, del PSC y alcalde de Centelles, considera la medida "más bien desacertada" y reconoce no entender los motivos de Vic para llevarla a cabo. Arisa asegura que en su municipio continuarán con el sistema actual de empadronamiento. Ni un ápice se cambiará tampoco en Roda de Ter, según confirma su alcalde, el independiente Antoni Llach. Un sistema, subraya, pactado a principios de 2009 en una reunión con distintos alcaldes de la zona, entre ellos el de Vic, que ahora se ha desdicho.



EL PAÍS, 10/01/2010 LA AGENDA ULTRA MARCA LA VIDA EN VIC

Las tesis xenófobas de Plataforma per Catalunya arrastran a CiU, el PSC y ERC
Vic ha abierto la caja de los truenos. Bajo el escudo de la necesidad de "poner orden", el equipo de gobierno, liderado por CiU y apoyado por el PSC y ERC, ha anunciado que no empadronará a los inmigrantes sin papeles si no han iniciado los trámites para regularizar su situación. Es una medida insólita que rechazan la mayoría de los alcaldes de la zona y que no se entiende sin la presencia en el Consistorio de Vic de Plataforma per Catalunya (PxC), la segunda fuerza local, que defiende sin pudor planteamientos xenófobos y que está liderada por Josep Anglada, vicepresidente provincial en Barcelona de Fuerza Nueva


EVA CLOTA - El alcalde de Vic, Josep Maria Vila d'Abadal (UDC), considera demagógico atribuir a Anglada una influencia en la política local, mientras que el portavoz socialista, Josep Burgaya, niega rotundamente que el edil ultra marque la agenda política "porque no tiene ni el monopolio ni el conocimiento real de la inmigración". El tercer brazo del equipo de gobierno, ERC, asegura que gobiernan sin dejarse llevar por los extremismos de "los que reclaman liquidar los inmigrantes y los que abogan por abrir completamente las puertas", en referencia a PxC e ICV respectivamente.

En las direcciones de los partidos implicados, las reacciones a la negativa a empadronar inmigrantes han sido más que tímidas. CiU declinó comentarla, el PSC la calificó de discutible y ERC asegura que "no la ve bien". Además de polémico y de dudosa legalidad, el acuerdo del Ayuntamiento de Vic supone una ruptura con la política de integración de la inmigración que llevó a cabo durante 17 años el alcalde de Unió Jacint Codina.

El anuncio de la PxC de concurrir a las elecciones autonómicas dará muy probablemente al traste con el pacto tácito de los partidos catalanes de no utilizar la cuestión de la inmigración como arma electoral. Ésta es la principal baza de que dispone Anglada y ya sabe que funciona porque lo ha comprobado en Manlleu, El Vendrell y Cervera.Anglada considera que puede obtener entre cuatro y ocho diputados en las próximas elecciones autonómicas, pero al margen de cuál sea el resultado, es innegable su progresiva ascensión en la escena política a partir de un discurso xenófobo.

Su irrupción en el Ayuntamiento de Vic con cuatro concejales en las elecciones de 2007, los mismos que el PSC, llevó al alcalde, el democristiano Josep Maria Vila d'Abadal, a formar un gobierno de concentración, con la presencia de cuatro de los seis que obtuvieron representación, todos a excepción de la PxC y de la CUP. Pero unos meses después, el alcalde echó del gobierno local a ICV por discrepancias irreconciliables y actualmente suman mayoría absoluta CiU, el PSC y ERC, con 14 de los 21 escaños.

El alcalde de Vic, que reside en Barcelona, no esconde que la PxC supo aprovechar el "malestar" de la sociedad en temas de inmigración y cree que fue un castigo a las "políticas demasiado benévolas" llevadas a cabo por su antecesor. "Acoger, incorporar a los inmigrantes, pero también exigirles", reza Vila d'Abadal.

En Vic conviven hasta 87 nacionalidades y es, con casi un 24% de población inmigrada, una de las principales ollas de presión en Cataluña en la cuestión de la inmigración. Atraídos por el potencial industrial de la comarca de Osona y el efecto boca-oreja, muchos ciudadanos del Magreb se instalaron allí a partir de mediados de la década de 1990. Los últimos años, los latinoamericanos, colombianos y ecuatorianos principalmente, han ido ganando terreno y ya son la segunda mayor comunidad. También es destacable la colonia asiática.

Debido a esa realidad, Vic ha abierto camino en muchas ocasiones en las políticas de integración de la inmigración. El conocido como "modelo Vic de escolarización", iniciado en Manlleu en 1992 y adoptado en Vic en 1997 a raíz de la fusión de cuatro escuelas públicas, fue pionero en Cataluña en el reparto equitativo de alumnos inmigrantes en aulas públicas y concertadas para evitar guetos. Más tarde se ha extendido a gran parte de Cataluña.

Recientemente también abrió las puertas, de forma ya más controvertida, a la creación de espacios de bienvenida educativos, a los que son enviados los alumnos inmigrantes antes de acceder a la escuela para facilitarles ciertos conocimientos de la lengua y el entorno que se encontrarán al llegar a las aulas.

Mientras tanto, la negativa de Vic a empadronar a los inmigrantes que no estén regularizados ha sido recibida con mucha prudencia por sus municipios vecinos. Tan sólo el alcalde de Tona, Josep Salom (CiU), ha aplaudido abiertamente la medida y no descarta adoptarla. Menos explícito, pero dejando la puerta abierta al debate sobre si hace falta endurecer la normativa, ha sido el alcalde de Calldetenes, Jaume Mas (ERC).

Radicalmente en contra se ha mostrado el alcalde de Torelló, Miquel Franch (PSC). Acusa al equipo de gobierno de Vic de precipitarse y de actuar de espaldas a las normativas vigentes y de las asociaciones municipalistas.
Miquel Arisa (PSC), alcalde de Centelles, considera la medida "más bien desacertada" y reconoce no entender los motivos de Vic para llevarla a cabo. No teme posibles repercusiones para su municipio y asegura que ellos continuarán con el sistema actual de empadronamiento. Ni un ápice del procedimiento se cambiará tampoco en Roda de Ter, según confirma su alcalde, el independiente Antoni Llach. Un procedimiento, subraya, pactado a principios de 2009 en una reunión con alcaldes de la comarca, entre ellos el del mismo Vic, que ahora se ha desmarcado.

Enviar noticia por correo





  • Facebook
  • Google Plus
  • Twitter
  • Tuenti
  • Email
Compartir esta noticia
Darme de alta Darme de baja
PxC a Youtube